archivo

Restauración Patrimonio

Flores de colores, texturas, materiales y tamaños muy diversos nos han llevado a recorrer Gijón desde un banco del Parque Isabel la Católica a un azulexu del Vieyu Institutu, de la Escuela Comerciu (anguaño Cátedra Xovellanos) a la calle del Instituto esquina con San Antonio, y del edificio donde estaba la tienda del Sporting a la calle Cabrales 18… Por fin una gran observadora de nuestra ciudad (Covadonga Vázquez) situó en el popularmente conocido  “edificio Varsovia”, las cuatro flores que fuimos compartiendo en el  facebook de Educación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un espectacular edificio que Celestino García López encargó, entre 1902-1903, al arquitecto Manuel del Busto, y que gracias a la recuperación de la que fue objeto durante el año 2006 por el arquitecto Fernando Martin Ibáñez y su equipo, hoy podemos conocer en todo su esplendor. Una reforma de gran envergadura que ha quedado recogida en la publicación de BLANCO GONZÁLEZ, H. Ave Fénix. La recuperación del edificio de la calle Cabrales nº 18, con la que podemos conocer mucho mejor la época en la que se erigió el edificio, los profesionales que intervinieron y  muchas otras curiosidades sobre esta gran arquitectura que hoy nos alegra la vista desde el paseo de la playa

Si el exterior está plagado de sorpresas, traspasar las puertas que dan acceso a las viviendas del edificio es adentrarse en un mundo de fantasía en el que comparten espacio aves, peces, flores y decoraciones vegetales de gran calidad, toda una explosión de sensaciones.

Los diversos y variados componentes del patrimonio cultural que han resistido los embates del tiempo, son verdaderos testimonios de un pasado que pertenece a la colectividad y es por ello que deben ser preservados y conservados

En la publicación de Héctor Blanco “…un edificio que cuenta con una cualidad de obra-bisagra que enlaza la tradición con la experimentación, los avances industriales con las artes aplicadas y, como no, eclecticismo y modernismo…” “…el alzado que da a la calle Cabrales muestra una preocupación minuciosa y obsesiva por el diseño del detalle, aplicando multiplicidad de recursos propios de un revival entre neogótico y neobarroco, que el propio Busto define como Renacimiento moderno…”

Podéis consultar la ficha del catálogo urbanístico de Gijón de Cabrales 18, donde podéis ampliar información relativa a su tipo de protección (Integral) ya que se trata de “uno de los ejemplos más relevantes de la arquitectura de influencia ecléctico-modernista de la ciudad, con una excelente calidad formal y constructiva, y una importante presencia urbana” también podéis consultar planimetría, intervenciones …”las fachadas fueron mutiladas a comienzos de los años 70 del siglo pasado, eliminando parte de su decoración, y en especial su torre de remate de la esquina con cúpula de zinc, tipo pagoda.”

Bibliografía

BLANCO GONZÁLEZ, H. Ave Fénix. La recuperación del edificio de la calle Cabrales nº 18. ARP Promociones, ORV Servicios Inmobiliarios y Baitea Promociones. Llibros del Pexe, SL. 2006

TIELVE GARCÍA, N.: Rutas y paseos: El modernismo en GijónPlan de excelencia turística de Gijón. Ayuntamiento de Gijón, 2002

Estamos comprobando que son muchos y muchas las que conocen nuestra ciudad, esta vez en pocos minutos localizasteis el detalle propuesto en el facebook de Educación. Se trata de un detalle de la fachada de la Basílica del Sagrado Corazón, popularmente conocida como “la Iglesiona”, ubicada en la calle Jovellanos nº6.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El proyecto original fue encargado por los jesuitas al arquitecto catalán Rubio i Bellver, profundamente modificado en el curso de su ejecución, que concluyó el arquitecto Miguel García de la Cruz. Unos la fechan  en 1911, otros entre 1914 y 1920. Es de estilo modernista-neogótico.

“El hecho de estar encajonado en una estrecha parcela del centro obligó a buscar una sustentación distinta a la tradicional, sustituyendo los contrafuertes por los arcos parabólicos que sustentan la bóveda de la única nave, decorada por los hermanos Guillermo y Enrique Immenkamp.” Las pinturas murales fueron realizadas por estos hermanos, autores de diversa obra en Austria, Francia o el Reino Unido entre 1922 y 1923.

Durante los meses comprendidos entre el 18 de julio de 1936 y el 21 de octubre de 1937, el templo jesuita fue utilizado como cárcel para los prisioneros capturados por las milicias fieles a la República.

Pero sin lugar a dudas, el gran protagonista de esta basílica es el gran Cristo que se ubica en la parte más alta del edifico, a casi 50 metros de altura, obra del escultor Serafín Basterra ¿quién no ha pensado en la inestabilidad de esta escultura que controla todo Gijón? Durante su restauración la pudimos ver con unos tirantes muy poco favorecedores pero necesarios para asegurar su estabilidad.

La negrura de sus muros exteriores se debe a que está hecha de sillares de piedra caliza y a que el 15 de diciembre de 1930 fue incendiada en momentos prerepublicanos, precisamente fue ésta la primera iglesia quemada en los prolegómenos del advenimiento de la II República.En la actualidad, la fachada ya ha perdido esa negrura como consecuencia de la restauración a la que fue sometida desde el año 2006.

Una restauración polémica en relación con la retirada de las placas de la Guerra Civil, que contó para su restauración, entre otros, con los donativos de la feligresía y amigos de la Iglesiona, cerca de unos 670.000 euros.

Bibliografía

GRANDA ÁLVAREZ, J. y GEA MARTÍN, J.C.: Arquitectura de Gijón y otros elementos de su patrimonio artístico. Ayuntamiento de Gijón, 2011 

Netgrafía

El 15 de diciembre de 1930 la Iglesiona fue pasto de las llamas durante la huelga general por los fusilamientos tras el levantamiento republicano de Jaca

Solicitud a Roma del título de basílica menor

Trabajos de restauración 

Donativos restauración

La retirada de las placas de la Guerra Civil

Fotografías

Departamento de Educación de la FMCE y UP